Encuesta – Periodismo independiente

Lo siento, ahora mismo no hay encuestas activas.

Hoy iniciamos una nueva encuesta a los lectores de Ciberprensa. En esta ocasión hacemos unas sencillas cuestiones acerca del periodismo y su “teórica” pero bien anunciada independencia económica y/o política. En la encuesta encontrarás varias opciones y no tienes que restringirte a una sola. La encuesta puede ser mejorable, si consideras la modificación de alguna opción puede comentarlo y, si procede, la cambiaremos. Por supuesto, también la tienes disponible en la barra lateral.

Espero tu opinión …

(Archivo de encuestas)

Share

22 thoughts on “Encuesta – Periodismo independiente

  1. Muy interesante esta encuesta. Los votos emitidos hasta ahora indican que siempre hay un poder económico detrás, lo cual es cierto pero existe una pregunta que lo resume todo: NO EXISTE PERIODISMO INDEPENDIENTE, sobre todo porque es una carrera política y nuestras opiniones siempre van a depender de nuestra posición política.

  2. Pues si Osmaira, la verdad es que todas las personas tenemos una opinión, y es muy difícil abstraerse de ella. No obstante, las mismas redacciones de los diarios deberían vigilar que, al menos las NOTICIAS, fueran solo eso, noticias. Y dejar los posicionamientos para las columnas de opinión.

    Pero parece que nadie está por la labor :roll:

  3. La pregunta que me hago es, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de periodismo independiente?

    Fernando, las NOTICIAS solo noticias no existen. La objetividad es una quimera. Dos periodistas ante una misma cuestión diferirán en la forma de transmitir la noticia del día; sin pretenderlo en la redacción de la misma dejarán huellas de su punto de vista personal.

    Imagina una redacción de un periódico deportivo. Una jugada dudosa en el encuentro de hoy mismo. Ven el partido por televisión que repite una mil veces la misma jugada; el periodista del equipo A tendrá una opinión diferente a la del compañero que siente simpatías por el equipo B. La misma jugada, repetida con todo lujo de detalles, y ni por esas. Es sólo deporte, son compañeros y hablo de simpatías dejando adrede el término fanatismo. En el terreno político no es diferente.

    ABC es un periódico monárquico y de derechas -sabes que soy republicano y de izquierdas-, sus empleados lo saben, el periodismo que desarrolla es en defensa de la corona y de la opción más conservadora. Alguien en buena lógica puede decir que sus periodistas no son libres simplemente porque la línea editorial sea la que es.

    Supongamos otro diario, en este caso republicano y de izquierdas. ¡Ah, no existe! ¡Qué lástima!

    En cualquier caso, la dependencia o independencia del periodismo es un mito que se puede utilizar para un roto y un descosido pero estoy seguro que sí existen periodistas independientes.

    Un abrazo y interesante la nueva redactora de Ciberprensa

  4. Pues yo si creo que se pueden dar NOTICIAS puras y duras, sin entrar en opinar sobre ellas. Otra cosa es que se ofrezcan. Siguiendo tu propio ejemplo, el periodista tendría que ofrecer todos los ángulos posibles de la “jugada”, mostrando las distintas opiniones sobre la misma y, mas importante, sin tomar partido por ninguna de ellas. Luego, en páginas interiores, en columnas “con nombre” que cada uno se explaye a su gusto y opine desde su punto de vista. Yo lo veo así ;)

    ¿Tan difícil es no manipular con los titulares y con la información?. Verás que siempre distingo de información frente a opinión. No cuestiono que haya opiniones sino que:

    1. Las líneas editoriales fijen cuales deben ser las opiniones.

    2. Se engañe mostrando opiniones como información

    Y, como siempre, un gusto discutir contigo :)

  5. yo opino sobre el periodismo que cada articulo tiene un pequeño punto de vista, pues si miras los titulares que tienen dos periódicos distintos suavizan o exageran un poco los hechos mirase por ejemplo el pais y el mundo un saludo nos vemos

  6. Fernando, no crees que la información llega un poco vieja a los periódicos. Quiero decir que los SMS, las ediciones digitales las radios, dan la noticia al instante. Poca gente busca ya en los diarios impresos la noticia que ya conocen. Lo que busco en El País, Público o ABC es la lectura que ellos hacen de noticais que ya conozco por medios más veloces incluso por sus propias ediciones digitales. El periódico debe cambiar o pasará a ser vestigio de otra época.

    Las noticais puras y duras se podrán dar pero imaginemos que un día llueve torrencialmente. Una opción es describir los efectos de la lluvia, pero si el periodista hace referencia a la administración (toda tiene un color político) porque no cumplió su deber de vigilancia en la limpieza de husillos viarios, o permitió construir en los cauces de arroyos etc, etc, alguien puede decir que está manipulando, que está tergiversando, que está opinando y no dando información. En fín el periodista ¿debe silenciar la mala gestión de esa administración, si desde su perspectiva tiene responsabilidad en los daños ocasionado por esa lluvia torrencial?

    Saludos

  7. Si, eso también Júcaro. La información está en la red, pero es que en las ediciones digitales (aparte de los fallos y faltas básicas) también incurren en lo mismo.

    En cuanto al ejemplo que pones, sigo diciendo que la obligación es informar, y si alguien ha hecho lo correcto o lo incorrecto informar también, ejercer ese deber de mostrar la realidad por dura que sea, pero que no se tome siempre postura por los mismos, que es de lo que peca la prensa habitualmente, justificando lo de los “allegados” y demonizando lo de los “contrarios” ;)

  8. A mi me parece que un periodista no es solamente aquel que informa… creo que un verdadero periodista es quien también sabe pensar. Está bueno poder y saber informar, pero si no se piensa al respecto, si no se opina sobre algo, ¿cuál es el sentido de esta profesión? ¿Informar sobre lo que pasa, sin decir absolutamente nada, como si fuéramos loros todo el tiempo? Un periodista, para mí, primero opina luego informa.

    Segundo, creo que se discute más sobre la noticia que sobre el periodista… y en realidad la cuestión es si existe o no la persona que ejerce independientemente de todo. Yo creo que sí existe. Lo que dijeron arriba es ser parcial o imparcial ante una situación, una jugada en el futbol o una inundación por lluvia, pero independiente es otra cosa. Uno puede opinar sobre un ángulo en alguna situación, decir que el gobierno es negligente porque las calles se inundan con facilidad, pero aun así, no responder a ningún tipo de “poder económico”.

    Pongamos un ejemplo: yo me recibo, si el destino lo quiere, y ante un resultado político digo que hubo fraude y opino al respecto. ¿Soy un periodista independiente? Claro que sí, solo que actué con parcialidad. Porque, si nos ponemos a pensar bien, nadie es totalmente imparcial cuando ejerce… la objetividad no existe.

    Pd: si alguien se deja manipular por el poder político o económico, y modifica las noticias o su punto de vista, creo que no tiene “los huevos” como para ser periodista.

  9. Muy buena exposición Cristian, y llena de razones. Pero a lo que yo me refiero es a la información que falta. Hoy en día todo es opinión y no hay información. Es esa parte del periodismo la que reclamo :)

  10. Pero se supone que donde hay opinión, también hay información… a menos que la gente se quede con opiniones infundadas y con planteos vacíos. Y, con todo respeto, creo que al mundo le hace falta pensar más que informarse… porque por más que yo a alguien le diga que hubo fraude en tal elección, si no tiene nada en la cabeza, va a actuar desinteresadamente o bien se comportará como un ignorante.

  11. Pues yo no estoy de acuerdo. Opinión e información son cosas distintas. Se puede dar información y se puede opinar pero no pretender confundir una cosa con otra, o al menos se deben diferenciar.

    Por otra parte, si, el mundo necesita pensar, pero necesita hacerlo por si mismo, no que le ofrezcan opinión camuflada de información que pervierta su visión de las cosas. Y para poder valorar, pensar, dilucidad, opinar, hay que tener antes información. Y luego, la opinión, será sobre la información veraz y el punto de vista de cada uno sobre ella.

    La perversión está, a mi modo de ver, en la confusión de esos dos términos ;)

  12. Muy interesante tu post, Fernando, incluyendo la parte de comentarios. Es tan interesante, que me prometí a mí misma no hacer ninguno, ya que de periodista no tengo ni la “p”, pero no pude resistir al final…. Por lo que leí, todo parece depender de la palabra independiente. Y las mismas opciones de la encuesta parecen orientar la independencia/dependencia por el lado económico y por el lado ideológico, como caminos separados… ¡Ojalá lo fueran!

    Independiente significa, según la Real Academia online, “que no depende” y en una de sus acepciones es sinónimo de “autónomo”, es decir “que se manda solo”:

    independiente 1. adj. Que no tiene dependencia, que no depende de otro. 2. adj. autónomo. 3. adj. Dicho de una persona: Que sostiene sus derechos u opiniones sin admitir intervención ajena.

    (Valga aquí la aclaración que la anterior “definición” de autónomo fue mi interpretación, ya que el diccionario dice “que tiene autonomía”, y a la autonomía la define como sinónimo de “independencia”, ¡ja ja ja!)

    Las definiciones son de lo más interesantes, ya que por donde quiera que se miren —y la tercera, en particular, no puede ser más clara— no dice por ningún lado que independencia sea sinónimo de “imparcialidad” en el supuesto de que tal cosa pudiera existir. Y no existe. De hecho, si nos ponemos a profundizar en lo que sería la esencia de un ser humano muy posiblemente podríamos llegar a algo bastante parecido a “punto de vista”. Y tú sabes que cuando me refiero a ser humano, no estoy hablando de un cuerpo simplemente, pero hasta en ese caso podría funcionar esta “abstracción esencial”, si lo piensas. En otras palabras, para dejar de tener (o ser, si nos ponemos técnicos) un “punto de vista” ¡tendrías que dejar de ser humano! o al menos, dejar de estar vivo.

    Ahora, podemos aumentar la comprensión del término determinando su opuesto; qué es “depender”. La misma fuente dice:

    depender (Del lat. dependēre, colgar, pender).
    1. intr. Estar subordinado a una autoridad o jurisdicción. Depender DEL juez Depender DEL poder real 2. intr. Producirse o ser causado o condicionado por alguien o algo. Mi fortuna dependía DE las apuestas 3. intr. Estar o quedar al arbitrio de una voluntad. Depender DE un capricho
    4. intr. Vivir de la protección de alguien, o estar atenido a un recurso solo. Depender DE un pariente rico Depender DE mi sueldo.

    Aquí la cosa es un poco diferente. Y lo que me parece más digno de atención es la etimología: colgar. Algo cuelga y si deja de hacerlo, por gravedad, normalmente cae. Y en estas cuatro definiciones anteriores caben perfectamente los factores de línea editorial (1 y 3) y poder económico (1 y 4). La interrogante bien podría ser: ¿se trata realmente de dos factores “independientes”?

  13. Volviendo al principio la cuestión es definir el concepto “independiente”. En cualquier caso, supongo que no hay periodismo independiente (me pregunto, ¿independiente de qué?) pero estoy convencido que existen periodistas que no escriben al dictado.

    Un saludo

  14. Se ha puesto muy interesante el debate y me anima a comentarles que todos aportan criterios valiosos.A partir de ellos intentaré aclararles algo. Ante todo, se debe tener claro lo que planteo al principio, referente a que el Periodismo es una carrera política, sino vayamos a su historia y coincidirán en que desde su surgimiento viene ligado a los partidos políticos y gobiernos.Siempre ha sido un arma de lucha ideológica,en la que debe existir una posición política. Su esencia y misión social es apoyar o condenar al régimen económico social imperante en un país. Luego, de esa esencia se deriva que prime un CRITERIO,UNA OPINIÓN, la cual responderá a los INTERESES que se desean defender. Como primera conclusión digo NO EXISTE EL PERIODISMO INDEPENDIENTE.
    Ahora bien, ¿Cómo se ejerce ese criterio? Puede ser sólo de dos formas: implícita o explícitamente. La primera siempre estará presente desde el momento en que se define el perfil editorial, el cual permite seleccionar qué tipo de noticias, temas y géneros periodísticos se publicarán en el medio de comunicación, porque la ley también se cumple para la radio, televisión y agencias noticiosas. Por tanto, lo que Fernando sugiere, referente a que en las noticias no haya opinión es algo difícil de lograr, menos en estos tiempos de guerra mediática al punto de que los gobiernos ajusten sus agendas de trabajo a partir de los estados de opinión creados desde los medios de prensa.
    Por otro lado está la manera de expresar explícitamente la opinión mediante los géneros opinativos como la comlumna, el comentario, el artículo y la crónica. En este sentido existen criterios académicos diversos que luego podré abordar en profundidad. También se debe tener en cuenta que en todos los restantes géneros también se ejerce opinión, o sea como alguien afirmó aquí, el periodista SIEMPRE DE OPINAR, demsotrar qué piensa sobre el tema que escribe. El mismo acto de escribir constituye un ejercicio opinativo para el periodista, de lo contrario no es periodista, sino un mero reproductor de palabaras y oraciones y eso, la menos en Cuba lo hacemos desde la enseñanza primaria.
    Espero contribuir en algo al debate. Por último me queda una duda, desde mi punto de vista, no creo que existan periodistas independientes, aunque Júcaro considera lo contrario, por eso lo invito a que cite un ejemplo, tal vez yo esté equivocada. Saludos a todos

  15. Ya estabas tardando en darnos tu opinión Osmaira :D

    Pues mira, yo discrepo contigo en el hecho mismo de que no se pueda separar, al menos en los titulares de información, la opinión de la noticia. No digo que no se haga sino que se debiera abrir una brecha entre las portadas, por decirlo de alguna manera, y las columnas de opinión. No todos los lectores están igual de preparados intelectualmente como para distinguir opinión de información y si seguimos en esta línea estaríamos apostando por, no uno, sino varios Ministerios de la Verdad, cada uno con la suya.

  16. No existen discrepancias Fernando, solo que a medida que crece el debate, se han entremezclado conceptos. Desde tu segunda opinión aquí dejas claro que
    «todas las personas tenemos una opinión, y es muy difícil abstraerse de ella», esa es la razón por la que te digo siempre existe una opinión implícita en las noticias. Nadie puede abstraerse de ella a la hora de seleccionar qué va a publicar en un medio de prensa. Por ello, reitero, el periodismo no puede ser independiente.
    La referencia que haces a deslindar entre temas de portada y columnas interiores, coincido que debe ser así y ahí es donde aparece el concepto de opinión explícita, adjudicada a la responsabilidad de quien redacta el género periodístico. Estos géneros se complementan entre sí, y corresponde a la direción del medio definir una estrategia paar lograr la unidad en este sentido. Quizás, los periódicos a los que te refieres poseen deficiencias en este sentido.
    No obstante, estimado amigo, las tendencias actuales del periodismo, sobre todo en internet imponen COMENTAR LOS HECHOS, aunque se trate de una nota informativa, en la cual puede existir, o no, noticia.
    En resumen, los lectores exigen que se les narre y comente el hecho noticioso, resulta más confiable, más creible. Es lo que se define como nuevo periodismo, el cual ya tiene varios años. Saludos a todos.

  17. El nuevo periodismo, la ciberprensa, por supuesto que aporta esa opinión personal y expuesta de las noticias. No obstante, lo que reclamo es que para ello debe haber antes una noticia, no una opinión.

    Incluso el periodismo ciudadano puede incurrir en ese error ( a mi modo de ver ) y no ser la nueva fuente de noticias que todos esperamos.

  18. Yo creo que detrás del periodismo siempre hay intereses económicos y políticos. El periodismo más independiente está en la prensa local, en donde también hay intereses pero no tan acusados (según mi experiencia personal).

  19. Periodismo: actividad de contar o transmitir la realidad, mostrar la realidad y ayudar a que las personas entiendan el mundo en que viven, obviamente para mejorarlo. Años atrás se podía considerar como: vamos, vemos, venimos y contamos o escribimos. Luego vino el periodismo de análisis, investigación y opinión, entre otros, que al fin y al cabo son uno solo.
    El periodismo es político porque influye, orienta, manipula, la opinión pública. Cada periodista al escribir cada artículo, en cada día de su trayectoria, de igual manera en cada medio, realiza una acción política que significa tener influencia sobre la opinión pública, además, de tener orientaciones subjetivas, como en todas las cuestiones a las que se dedica el ser humano, obviamente por no ser una máquina. Si alguien tiene duda está equivocado: todas las experiencias, vivencias, observaciones, lecturas, aprendizajes, etc, hacen no existir la objetividad: No hay persona objetiva como no hay periodismo objetivo.
    Objetivo es igual a independiente: no, no es igual. Independencia es no depender de nada ni nadie. ¿Puede existir Independencia? ¿De que? ¿De empresas económicas? ¿De sectores políticos? ¿Independencia ideológica?: imposible, pues seríamos entes ambulantes sin sentido y valdría lo mismo estar o no. Independencia de las empresas y los poderes políticos: puede ser. Si la independencia ideológica es imposible, quiere decir que hay dependencia ideológica, que es hacer política, quiere decir que el “independiente o dependiente ideológico” como se quiera llamar es político o hace política, ¿porque?: De nuevo, la objetividad no existe, lo que puede haber es pluralidad porque se expone a todas las voces y se deja al lector su propia elección. La objetividad no existe porque el hombre se ha condicionado y tomado una postura parcial a través de sus vivencias.
    Si la objetividad no existe introducimos nuestra “dependencia o independencia ideológica” en nuestros trabajos, quiere decir que con nuestros trabajos manipulamos a la opinión pública hacia el sector hacia el que la queremos llevar, porque es el nuestro y porque creemos que es el mejor, y queremos imponerlo, en algunos casos censurando a otros sectores, (políticos, empresariales, también ideológicos) coartando la libertad del lector de elegir entre dos caras de la moneda, porque le mostramos solo una, o le inducimos de pensar que una es buena y la otra mala. Lo que quiere decir que si no hay objetividad, no hay independencia: puede haberla política y económica o empresarial, pero no ideológica: No se cual es peor pero sí se que las dos os son malas. (Luis Huls – Posadas – Misiones – Argentina)

Comments are closed.