La estratificación o división de las clases sociales

piranide.gif

Uno de los temas mas apasionados y polémicos es la estratificación o división de las clases sociales, debido a que las connotaciones que sobre el particular existen y los enfoque marxistas y no marxistas diametralmente opuestos.

En la República Dominicana se vive un proceso similar al ocurrido en los Estados Unidos donde se trató de ocultar la existencia de clases sociales durante décadas y las luchas que se producen a lo interno de estas.

piranide.gif

Cuando hablamos de estratificación social nos referimos a la disposición, división o diferenciación de los elementos y grupos sociales en capas, estratos o categorías, que se hallan en los distintos planos jerárquicos.

El economista y sociólogo estadounidense, Talcott Parsons define este termino como “la clasificación diferencial de los individuos que componen un sistema social dado y su clasificación de superiores o inferiores los unos en relación con los otros”. En este contexto corroboramos con lo establecido por Aristóteles “en todo los Estados hay tres elementos: una clase muy rica, otra muy pobre y una tercera que se encuentra entre las dos”.

Muy acertadas ambas teorías, pero esta ultima planteada por el maestro Aristóteles se ha transformado, en los países latinoamericanos ahora solo existen dos clases sociales: una muy, muy rica y otra lo bastante pobre para morirse de hambre y miseria.

Los muy ricos, integrados por grandes empresarios y políticos; y los muy pobres que estaría formada por aquellos que deambulan sin empleo, carentes de conocimientos técnicos y harapientos. En el caso de la clase intermedia (en proceso de extinción), que en ves de ascender han tenido que ubicarse dentro de los muy pobre, debido a que los salarios tanto privados como los públicos son muy reducidos.

La situación social que se vive en nuestras sociedades latinoamericanas es muy agravante, son muchos los elementos que han provocado toda una revolución social por así llamarla, en donde los que poseen ciertas riquezas en abundancia crean barreras para evitar que los mas necesitados puedan acceder a mejor calidad de vida.

En pleno siglo XXI aun podemos ver como la clase mas pobre es la que mas sufre y la mas marginada de todas las clases sociales en todo el mundo, un mundo donde existe personas que poseen tanta opulencia con la cual podrían subsanar a toda la masa pobre del planeta tierra y aun así le quedaría suficiente bienes materiales para subsistir como reyes.

Es algo deplorable el hecho de ver como hoy día son marginadas las persona por su condición o estatus social, por su forma de vestir o de expresión, sus preferencias sexuales, raza, color, estilos de vidas, religión, etc.

Este tipo de personas que son rechazados, muchos de ellos se pasan la vida entera tratando de ser aceptados por una sociedad clasista que no les aporta nada sustancioso para el desarrollo de la misma.

Mientras tanto existe otro grupo de personas de esas que son limitadas por la sociedad, (los sobrevivientes las divisiones sociales), que se esfuerza para salir en búsqueda de un mejor porvenir y alcanzar sus metas demostrándole a los incrédulos sociales que si se puede.

Share

20 thoughts on “La estratificación o división de las clases sociales

  1. Richard, yo creo que las clases sociales existen en todo el mundo, no solamente en latinoamerica, pero afirmo a su vez que el pobre es pobre porque quiere… Si bien por falta de oportunidades o por falta de visión y recursos, pero en realidad (al menos en latinoamerica) el pobre puede salir adelante si se lo propone, pero creo que su condición humana y ética lo retiene entre el sollozo de su percepción quejumbrosa del mundo y su falta de motivación para hacer las cosas…

    O sea, la clase rica (empresarios) son las personas que crean y generan empleos, acusarlos a ellos por llevarse el merecido botín es un error, porque es suyo por derecho, porque ellos lo crearon y porque ellos también se han partido el alma en laguna ocasión para llegar a donde están (no en todos los casos pero en algunos es así)…

    Te lo pondré más claro, mi vida está partida por tres países en los cuales vivo cuando quiero o cuando tengo que hacerlo (cuestiones personales y de trabajo), el primero es México, el segundo es Estados Unidos y el tercero es España… Y en los tres me he encontrado la misma clase de gente (en el sentido que va orientado tu escrito) y la misma renuncia sobre todo de la gente pobre por querer sobresalir y buscarse la vida para dejar de ser lo que son…, su excusa favorita es: “es culpa del gobierno…, es culpa de los ricos…, yo no elegí nacer así:…

    Pero yo, con la desfachatez y la sinceridad que me caracteriza les digo: “Es culpa tuya, de nadie más”… Si bien es cierto que las oportunidades en su caso fueron mínimas, y el entorno social los envolvió en una nube asfixiante que los hizo ser lo que son, también es cierto que la culpa es suya por aceptar todo eso y no hacer nada al respecto…, por dejar al gobierno actuar así, por culpar a los ricos en vez de trabajar y ascender poco a poco, y por ver su situación como una imposición no aceptada en vez de como una oportunidad para demostrar al mundo lo que valen…

    Yo no soy rico…, aspiro a serlo, pero a base de mi trabajo y de mis ideas… Tengo familia que es rica, pero no creo que ellos tengan obligación de ayudarme ni yo de pedirles ayuda para nada, porque nadie tiene obligación de darme a mi por la cara lo que no me he ganado ni algo por lo que no he luchado por conseguir…

    Algo si te puedo decir, tanto en México como en Estados Unidos, un pobre puede hacerse rico de la noche a la mañana si se lo propone, algo que no es tan frecuente en España por las regulaciones jurídicas y fiscales… Y puede que este equivocado pero creo que en Latinoamerica esa clase de oportunidades todavía pueden hacerse realidad…

    El socialismo es un cáncer, el comunismo es un virus letal… Claro que hay y existen diferencias… Pero cada uno se gana su propia clase con la virtud de su trabajo, ideas y esfuerzo…, quien quiera o exija algo que no se ha ganado es un parásito…

    Me gusto tu post… Creo que me prolongue demasiado, a ver si luego escribo yo algo al respecto…

    Saludos :)

  2. Creo que ser del ultimo tipo que propones….. es frustrante, lo digo por experiencia.

    @El del comentario…. bueno, mejor cállese. Bastantes canceres provocan ciertas palabras que escucho en la tele.

  3. Es cierto todo eso que dices Mikel:-), pero la verdad es que no siempre el pobre encuentra las oportunidades para alcanzar sus propias metas, por mas esfuerzo que realice siempre le ponen trabas, cuando no es por falta de experiencia, es porque no hay disponibilidad para ser admitido. No le otorgamos las culpa de eso a los que han podido subsistir en sociedades como las nuestras, sino a la manera en que se han distribuido las riquezas en este mundo y sobre todo el hecho de ver como los gobiernos prometen sanear toda esta situación que aqueja a sus naciones… y todo se queda en promesas.

  4. Richard, en eso si concuerdo contigo en un 100%, la repartición de la riqueza en latinoamerica es una brutal farsa… Por ejemplo en México, cómo es posible que un senador o diputado pueda ganar 22 mil euros mensuales (hay algunos que incluso ganan el doble), más prestaciones, más coches, más casas, más gastos para viajes, más presupuesto para móviles, etc…, y que un camarero por ejemplo gane apenas 320 euros al mes (de sueldo), claro puede que consiga el doble gracias a las propinas, pero no hay nivel de comparación…

    Yo siempre he atacado eso de los gobiernos de latinoamerica, sobre todo de México, porque hay abundante riqueza, pero no se sabe repartir adecuadamente…

    Saludos… :)

  5. Creo que desconocer la realidad, aún desde la subjetividad, hablar por hablar, perdon, hablar por viajar, deben ser las dimensiones que se constituyen en la función “deseo ser rico”…
    Negar la pertenencia a la propia clase no es muestra alguna de superación, todos nacemos en determinados espacios y tiempos, en determinados grupos de pertenencia y esto, tan racionalmente cierto puede o no contradecirse con impulsos humanitarios como la solidaridad capaz de superar el lado negativo de la paradojica pluralidad de lo único (Ver Hanna Harendt), saludos desde Argentina, Federico

  6. Saludos. Creo que varios hablan de experiencias limitadas. Las regiones más pobre de México no tienen posibilidades en el mediano plazo de modificar sus condiciones económicas. La pobreza ligada a la ignorancia, ambas ligadas a la corrupción y a la inexistentes oportunidades marcarán el destino de los habitantes de esas zonas. No es posible que aún haya gente que se diga que aspira a ser rica, con familia rica y que ignore que hay seres humanos en su país que mueren de hambre y enfermedades, antes de cumplir siquiera la mayoría de edad. A esos hay que decirles que son pobres por que quieren, que el mundo les ofrece la oportunidad de ser “ricos” y que si no pueden en México que se vayan a España.

    En ciertos países debería declararse criminal el enriquecimiento insultante más allá de lo que una generación pueda gastar en su vida. Entiendan que hay Millonarios, ricos, gente de clase media, pobres, miserables y muertos de hambre. Los últimos dos escalones no tienen oportunidades de salir del sitio deonde se encuentran, pero la recomendación es… pónganse las pilas… sólo es cuestión de querer dejar de ser pobres!

  7. En latinoamerica es muy dificil para los pobres tener la posibilidad de ascender en cuanto a la clases socia, debido a la gran division de clases que se nos presenta por el hecho de ser pobre y ricos.
    El estado no le brinda la oportunidad, ya que creen que no tienen las mismas capasidades, pero eso es solamente que no se les da los elementos ni el minimo espacio para que puedan desarrollar sus capacidades y asi poder insertarse en el mercado laboral.
    Yo vivo en argentina tengo 18 años, y con esa edad me basta para comentar acerca de mi pais asi tambien como todos los de latinoamerica. con esto quiero apuntar a que el indise de desocupacion , pobreza y marginalidad aumenta dia a dia.

    Gracias a los que leyeron esto.

    p/d: tengo Fe y Esperanza a que algun dia esto cambiara.

    Saludos, Sofia Villalba

  8. El estudio de las teorías sobre la desigualdad y la estratificación puede realizarse a partir de su agrupación según la conceptualización de las relaciones sociales. Así puede diferenciarse entre teorías de la integración y de la coerción (García Ferrando, 1991). Las primeras destacan la composición jerarquizada de la sociedad, donde cada estrato se caracteriza por compartir valores comunes. Autores como Aristóteles, Adam Smith, Durkheim, Parsons, Davis y Moore tienen en común su justificación de la desigualdad como parte del orden natural de las relaciones sociales. Las segundas se ocupan del estudio de la estratificación social en clave de conflicto entre los diversos grupos o clases sociales por la posesión del poder o privilegios de la sociedad. En esta perspectiva se situarían Platón, Rousseau, Marx, Engels y Dahrendorf. Estos teóricos han pretendido señalar las causas de la desigualdad social, y en algún caso, realizar propuestas concretas de cambio social.

    El análisis marxista de la desigualdad social puede aplicarse de manera renovada para analizar las relaciones sociales en la sociedad de la información. Para Marx, el empobrecimiento del obrero y las condiciones de alienación bajo las cuales debía trabajar eran las principales acusaciones que hacía al sistema capitalista, constatando que a pesar del desarrollo tecnológico, las condiciones de vida de los trabajadores se habían degradado respecto a etapas anteriores.

    En la sociedad de la información, bajo nuevas coordenadas sociopolíticas asistimos a un proceso de precarización de las relaciones sociales y laborales, no sólo de quienes forman parte del mercado de trabajo, sino particularmente de quienes no pueden acceder a él por falta de competencia técnica y de capacidad de rentabilizar su “fuerza de trabajo” en un tipo de economía basada en el conocimiento.

    La aceptación y justificación teórica de la diferenciación social es el principal hilo conductor de todos los enfoques funcionalistas sobre la estratificación social (Tezanos, 1992). Su preocupación se ha centrado más en justificar el statu quo de quienes ocupan posiciones elevadas en la escala socioprofesional y socioeconómica que en analizar las polaridades del sistema de estratificación. Por otro lado, la argumentación basada en la funcionalidad sitúa en una posición «incómoda» a quienes están en una situación de desempleo. Desde la formulación de Davis y Moore se diría que es una posición agradable porque no se tiene que trabajar, no es importante para la supervivencia del sistema, y además quienes las ocupan son personas con baja capacidad y aptitud para el desempeño de tareas. Serían, asimismo, catalogados como inútiles según la “evaluación moral” parsoniana. Este tipo de argumentaciones derivan en la culpabilización de la población desfavorecida, difundidas particularmente durante las etapas en las que ha predominado un pensamiento liberal o conservador en el diseño de las políticas sociales.

    Se pueden destacar tres puntos en común entre el análisis de clase de las tradiciones marxista y weberiana (Wright, 1995). En primer lugar, ambas definen las clases relacionalmente, es decir, una posición de clase dada se define en virtud de las relaciones sociales que la vinculan con otras posiciones de clase. En segundo lugar, ambas tradiciones identifican el concepto de clase con la relación entre la gente y activos o recursos económicamente relevantes. Los marxistas lo denominan «relación con los medios de producción» y los weberianos «capacidades de mercado». En tercer lugar, tanto Marx como Weber vieron la relevancia causal de la clase a través de los modos como estas relaciones conforman los intereses materiales de clase. La propiedad de los medios de producción y la propiedad de la fuerza de trabajo explicarían la acción social porque esos derechos de propiedad conforman las alternativas estratégicas en la búsqueda del bienestar material. Lo que la gente tiene impone restricciones a lo que puede hacer para conseguir lo que quiere. Los marxistas han puesto más énfasis en el carácter objetivo de los intereses materiales y los weberianos en los elementos subjetivos.

    La principal diferencia entre ambas tradiciones analíticas consistiría, según Wright, en el contraste entre los términos “oportunidades vitales” propio de la teoría weberiana y “explotación” de la teoría marxiana. Oportunidad es una descripción del conjunto factible a que los individuos se enfrentan, de las opciones que encuentran cuando deciden qué hacer. Poseer medios de producción ofrece a la persona alternativas distintas que poseer títulos académicos, o fuerza de trabajo. Desde la perspectiva weberiana, lo que importa en el nexo de la gente con los diferentes recursos económicos es el modo en que esto otorga diferentes tipos de oportunidades y desventajas económicas conformando sus intereses. Estas oportunidades son la base de una potencial comunidad de intereses entre los miembros de una clase y de una potencial acción común. La diferencia entre explotación y oportunidades como ejes del análisis de clase, es que la primera implica necesariamente conflictos antagónicos de interés entre los actores y la segunda no. Ambas son modos de pensar las desigualdades en bienestar material generadas en el acceso a recursos de varios tipos; las dos apuntan a conflictos sobre la distribución de los intereses de los activos mismos. Ahora bien, el concepto de explotación además permite constatar que los conflictos de clases no se generan simplemente por lo que la gente tiene sino por lo que hace con ello. “El concepto de explotación afirma una interdependencia causal sistemática de las oportunidades de vida de los diferentes actores, por la cual las aumentadas oportunidades vitales de los capitalistas dependen de las disminuidas oportunidades vitales de los obreros.”[3] Este matiz lleva a comprender la noción de conflicto de clases implícita en las teorías de la estratificación actuales.

    Los conceptos de clase social y estamento resultan apropiados para la mejor comprensión de las complejas situaciones de clase en las sociedades industriales desarrolladas (Tezanos, 1992). A los efectos de nuestro artículo interesa destacar como en el orden económico, la baja probabilidad de valorizarse en el mercado de trabajo está conformando nuevas infraclases que plantean retos políticos y sociales.

    Frank Parkin y Erik O. Wright desde las teorías de la sintesis han concedido una importancia central a la estructura ocupacional como elemento de diferenciación en las sociedades tecnológicas avanzadas. Parkin y Wright coinciden en destacar la cualificación como criterio diferenciador de las categorías ocupacionales.[4] En consecuencia, la diferenciación social radica en la capacidad de determinadas profesiones de imponer al mercado sus condiciones laborales. Para ello se sirven de diferentes mecanismos de control del mercado de trabajo bien imponiendo rígidos criterios para el acceso a la profesión, bien con largos y costosos periodos de aprendizaje o con otras estrategias; se trata del «cierre profesional» (Parkin) o «renta de cualificación» (Wright). Con ello se consigue limitar el acceso a las posiciones de privilegio y alcanzar altos niveles retributivos procedentes de la masa salarial.[5] Esta forma de cierre social se manifiesta en la sociedad de la información a través del acceso al conocimiento

    El análisis de clases de Parkin y Wright destaca el carácter relacional según el cual una posición de clases dada se define en virtud de las relaciones sociales que la vinculan con otras posiciones de clase. El primero ha destacado sobre todo la imposición de los valores de la clase dominante a la dominada, a través de las agencias de socialización. Quienes ocupan los puestos dominantes se aseguran que los atributos propios de su posición sean ampliamente aceptados como los criterios más adecuados para la asignación de honores.[6] Por su parte, Wright alude a las relaciones de clase como relaciones de explotación o de opresión. En el primer caso el beneficio del explotador necesita del esfuerzo del explotado. En el segundo, es suficiente con la no existencia del oprimido o la restricción de su acceso a determinados privilegios. En definitiva, el conflicto de clases lleva a la consideración del poder político como mecanismo de control de las relaciones de clase. Ambos autores han mostrado su preocupación por el papel de los partidos políticos en la defensa de los derechos sociales de la clase subordinada,[7] puesto que la forma de resolver los conflictos de clase es, ante todo, una cuestión de políticas sociales, y por tanto, condicionada ideológicamente.

    Como se ha señalado anteriormente, las diferentes teorías de la estratificación coinciden en destacar el sistema económico como configurador de las clases sociales. El concepto de clase social alude a las condiciones objetivas de la posición que permiten a algunos tener un mayor acceso a las compensaciones económicas que a otros. La ocupación constituye el principal criterio de inclusión de la mayor parte de la población en las diferentes categorías sociales. En las sociedades capitalistas avanzadas esta posición viene determinada por la capacidad para rentabilizar la fuerza de trabajo en el mercado laboral, en gran medida a través de la economía de la información y del conocimiento.

    Las teorías de la estratificación y de la desigualdad social de tradición weberiana (Tumin, 1953; Lenski, 1969; Bendix y Lipset, 1972) y los desarrollos teóricos recientes, tanto weberianos como marxistas (Parkin, 1971; Wright, 1985) han coincidido en destacar el papel significativo del status de la posición social[8] como mecanismo de apropiación de privilegios de clase y como criterio de jerarquización social. Los grupos con capacidad de imponer su propia escala de valores se garantizan la legitimación de los beneficios materiales y simbólicos derivados de su posición social. Desde este planteamiento se puede afirmar que todas las posiciones sociales tienen un status asociado cuyo contenido está determinado por los valores de los grupos dominantes y la aceptación o acomodación del resto de los grupos sociales a tales valores. La cristalización del status en los grupos ocupacionales puede observarse a través de los beneficios materiales (remuneración, condiciones laborales) o simbólicos (prestigio profesional, estilo de vida).

    La globalización de la economía y la transnacionalización de la producción como consecuencia del desarrollo de las tecnologías de la información y del conocimiento ha supuesto cambios significativos en la composición del mercado laboral mundial. La economía globalizada y tecnificada requiere una mano de obra cualificada, adaptable a entornos cambiantes y flexible en las condiciones de contratación, que debe ser competitiva en el mercado mundial. En este contexto, la elaboración de procesos productivos rutinarios se externalizan a favor de países subdesarrollados, con menor nivel de vida y menores salarios. Ello ha impulsado la introducción de reformas en los sistemas productivos de los países desarrollados justificadas con la promesa de crear empleo. Así, el empresariado, en las décadas de los años ochenta y noventa ha reclamado reducción de la presión fiscal y flexibilidad en la contratación y despido de los trabajadores.[9] Sustentándose en la competitividad de las empresas se han puesto en marcha medidas de flexibilización del mercado laboral y desregulación de la protección social, a pesar de sus consecuencias para la consolidación de la ciudadanía social (Navarro, 1995; Fitoussi, 1997; Castel, 1997; Alonso, 1998; Esteve, 1998). Desde esta perspectiva, se puede afirmar que la economía informacional es potencialmente excluyente, articulándose la distinción entre «productores» y «superfluos» (Castells, 1996). Con ello, se ha evidenciado que orientarse por principios de rentabilidad mercantil conlleva a estructuras sociales vulnerables, donde una parte de la población se ubica en situación o riesgo de exclusión, lo cual repercute negativamente en el desarrollo económico de estos países, puesto que la sociedad de la información necesita una mano de obra altamente cualificada y capacitada para competir en el mercado mundial (Anisi, 1996; Esteve, 1997; Riach, 1997).

    La composición de las infraclases se deriva de la lógica del mercado que deja fuera del núcleo de oportunidades, y por tanto, poder, prestigio e influencia, a quien no necesita. El problema de las infraclases es el de su marginación del sistema como tal, su exclusión de la propia lógica de las relaciones económicas ordinarias. Se trata de una dualidad de carácter social que tiene una raíz estructural enmarcada en la evolución del sistema de producción. Será especialmente acusada durante la fase de transición del viejo sistema de producción industrial, intensivo en mano de obra, hacia el nuevo modelo postindustrial, intensivo en nuevas tecnologías.

    Los efectos, en términos de exclusión social, del nuevo modelo de bienestar pueden encontrarse en la percepción de la misma para la opinión pública. En un estudio reciente (Tezanos, 1998) se ponía de manifiesto que un 86.2% de la opinión pública cree que actualmente en España hay personas excluidas; que un 40% piensa que la situación de los excluidos está empeorando y que, en los próximos diez años, aumentará esta población.

    El riesgo de las sociedades de los noventa no es tanto un problema económico como de integración social. Este se caracteriza por la falta de participación de todos los grupos sociales en las relaciones de intercambio social y económico en términos de igualdad; mostrándose déficit en el status de ciudadanía. La política social desarrollada bajo los principios neoliberales ha puesto de manifiesto la dualización social, la percepción de la desigualdad y la posibilidad de la exclusión debida a las inercias del mercado y ajenas a la voluntad del sujeto. La desestabilización de las clases medias ha demostrado que cada vez es más difícil ascender la escala social y más fácil descenderla (Fitoussi, 1997; Castel, 1997).

  9. existen desigualdades en el mundo no es posible salir de la pobreza sino, cae el capitalismo , mientras existan opulencia en el mundo no puede haber libertad.

  10. Estoy de acuerdo con el articulo. Las clases sociales son muy aparentes en los países latinoamericanos. La clase baja viviendo en la pobreza y limitada en todos los aspectos mientras la clase alta rica y sin limites. El problema no son las clases sociales sino las personas que están entre las clases. Por ejemplo, existen políticos que le roban al pueblo los beneficios y riquezas que le pertenecen. Otro ejemplo, corporaciones donde el “CEO” gana mas que todos los empleados juntos. La avidez y codicia, entre muchas otras cosas, de muchas personas es lo que pone un alto en la superación de la situación humana.

  11. Estamos actualmente en una sociedad que no conoce los paragdima sociales… el capitalismo esta llevando al igual que el socialismo a un estado erroneo del desarrollo universal de las clases sociales.. tiene que haber un equilibrio de ambas politica para lograr maximizar a la sociedad.. pero hay un concepto de individualismo de cada ser humano que vela por si mismo el cual impide el porvenir de las diversas clases. si citamos una de las celebres frases de Einstein ” En el mundo hay dos cosas infinitas:El universo y la estupidez humana “. mientras el ser humano no aprenda de sus errores no habra progreso tanto para el ni para la sociedad que lo rodea. Estamos mal y seguiremos mal al menos que busquemos una solucion rapida y efectiva que sane la estructura politica de hoy en dia.. Amigos visualisemonos en un futuro donde ya no haya que discutir sobre el progreso de la sociedad poque para ese entoces ya habremos progresado.. Pero recuede tendra que haber union entre nosotros y dejar todas las desiguldades que imponemos entre nosotros mismos.. Sin mas nada que decir tomemos conciencia de lo planteado y enpezemos a buscar las mejoras de ahora.. Para lograr el objetivo que es el PROGRESO o DESARRROLLO de la estratificacion de la socieadad..

  12. En primer lugar dejense de quejar, que si soy rico, que si soy pobre, que si el pobre es pobre porque no quiere trabajar, para poder entender todo esto mejor lean todos los tomos del capital que escribio Marx, así entenderan el porque de la existencia del pobre y porque el capitalista siempre es más rico, el primer comentario es una patraña, esta tan enajenado o alienado el autor que no sabe que lo estan explotando y defiende el capitalismo aun con su propia vida, esto señores, es resultado de la hegemonia que ejerce el estado por medio de los medios de comunicacion, (tambien deben de leer a Gramsci) debemos apagar la television, y comenzar a leer más, si es que quieren salir adelante, el socialismo y el comunismo es la via más aceptable para derrocar al capitalismo, si se dejan llevar por lo que dice la gente acerca del socialism y el comunismo pues es obvio que se confundiran y lo aborrescan. Un fantasma recorre america latina, arriba la V internacional, si el capitalismo se globaliza, la resistencia tambien, estudiante de Sociologia consciente de la Universidad Autonoma Metropolitana, Ciudad de México, Iztapalapa. Y por cierto muy buen artículo, me sirvio mucho para mi tarea de teoria de las clases sociales, felicidades autor…..

  13. Muy acertado el comentario de Alejandro, respecto al comentario de Mikel un consejo, es necesario leer mas para salir de la ignorancia y no dar comentarios tan absurdos como los de Mikel, fuera de lugar.

  14. Saludos,amigos pero a veces nos ponemos a discutir cosas, como los politicos; yo quiero decirles que tenemos que estar claro de algo, y es que la sociedad por donde la busquemos bamos a encontrar tres tipos de sociedad; y no hay magia que valga para que alguien pueda salir de la clase baja ala clase alta.
    siempre tendremos estas tres clases y aun cuando alguien de la clase baja pueda surgir seguira sindo de esta misma; lo que sucede es de que estas tres se subdividen cada una en tres mas como: clase baja alta, baja media y baja baja, sucesivamente

  15. Informaos sobre hombres ricos, como Onassis, Bill Gates, Juan jose Hidalgo (dueño Air Europa)amancio Ortega (dueño Zara) Gabriel Escarrer (dueño hoteles Melia)Don Pablo Díez Fernández (cervezas Coronita)el fundador de IBM que no recuerdo el nombre etc… y vereis que son hombres de origenes humildes, como el 80% de los multimillonarios del mundo.

    Pero fueron hombres con iniciativa y muy trabajadores, muy arriesgados y con un par de narices, dejad ya el rollo de la lucha de clases y el comunismo que es la peor lacra de la humanidad y la mayor causa de muerte, hambre y miseria.

  16. mi nombre es Blaca Lucia, soy procedente de Colombia, DEpartamento de BOyacá, Municipio de Cerinza. tengo como profesion psicologa social comunitaria. conozco el tema de la estratificacion socioeconómica desde el año 1995; y puedo afirmar que es un hecho feaciente, el que cada individuo sea encasillado en un disque estrato; pero con gravisimas falencias, ya que para esto se ha diseñado una ficha, que formula preguntas del lugar donde me meto a dormir en la noche, pero no formula cuestiones realmente importantes, lo social, la verdad de los hechos. importa mas si la casa donde vivo esta hecha en ladrillos, que si la casa de ladrillos esta dotada de un buen mercado, o si los vivientes de esta casa tienen una buena calidad de vida. para resumir mi postura, la estratificacion es un hecho meramente helitista: los de arriba puedan identificarse y hacerse notar….. claro ellos son los que mandan, gobiernan, deciden, y los de abajo, reciben migas de lo que a ellos les da la gana. la sociedad tiene problemas que van mas alla de una ficha para ubicarme en un estrato. en esta sociedad hay injusticia, hay dolor y necesidades. el estrato debería medirse por mis capacidades por lo que puedo aportar como ser social. hay que anotar, que la estratificacion si tiene algo de real… nos indica que somos desiguales….especialmente en los beneficios sociales. aun estamos en la era de la esclavitud pero no lo hemos notado….. esta sociedad es muy compleja…. gracias…

Comments are closed.